Asesor especial de la ONU subraya la urgencia de apaciguar las tensiones generadas por las protestas en Bahréin

Un alto asesor de derechos humanos de las Naciones Unidas señaló las nuevas protestas, junto con el aumento de las tensiones en Bahréin desencadenadas por la revocación de la ciudadanía del destacado líder religioso chiita e instó al gobierno a garantizar que el derecho a la libertad de reunión sea respetado plenamente, además que cualquier respuesta a las protestas sea de conformidad con las obligaciones del país bajo las normas internacionales de derechos humanos.

Adama Dieng, asesor especial de la ONU sobre la prevención del genocidio también instó a los manifestantes a ejercer su derecho de manera pacífica y evitar cualquier acto de violencia, así como a todos los responsables de toma de decisiones, en el país y en el nivel regional; partidos políticos, junto con grupos, militares, religiosos, tribales y líderes de la comunidad a que actúen con moderación y tomen las medidas posibles para prevenir un nuevo aumento de las tensiones.

Según una declaración de su oficina hoy, el asesor especial señaló que la acción del 20 de junio por parte del Ministerio del Interior de Bahréin de revocar la ciudadanía al jeque Issa Oassem, líder religioso chiita, es la última de una serie de acciones llevadas a cabo por las autoridades en las últimas semanas, las cuales han restringido más el espacio para la participación pública y el disfrute de los derechos humanos en dicho país.

Ayer, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) expresó su preocupación por las medidas enérgicas contra los derechos humanos y los grupos de oposición política que incluye la acción en contra del líder religioso chiita, el nuevo arresto de Nabil Rajab, destacado defensor de los derechos humanos, la disolución de Al Wefaq, la más grande agrupación política de oposición de Bahréin, el interrogatorio de cinco clérigos chiitas y la prohibición de viajar a un número de defensores de derechos humanos.

Además, el 16 de junio, en una declaración emitida por su portavoz, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon expresó su preocupación por la situación en ese país y señaló que tales acciones realizadas por las autoridades públicas podrían dañar potencialmente la situación de los derechos humanos en tal país, así como socavar las reformas iniciadas por el rey Hamad ibn Isa Al Khalifa.

En su opinión, el Sr. Dieng aseveró, “el país y la región están enfrentando un momento crítico. Es ahora aún más crucial para las autoridades y para todas las partes pertinentes el comprometerse nuevamente a un diálogo nacional inclusivo en beneficio del pueblo bahreiní”.

Traducción no oficial realizada por el Centro de Información de las Naciones Unidas para el Perú
Lima, junio de 2016