UNICEF advierte sobre el creciente riesgo de explotación para los niños refugiados y migrantes que llegan a Europa

Más de nueve de cada diez niños refugiados o migrantes que llegaron este año a Europa por Italia no estaban acompañados, informó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) hoy, además advirtió sobre la creciente amenaza del abuso, explotación y muerte que estos niños enfrentan.

En el informe, Un Peligro en Cada Etapa del Camino, publicado hoy, UNICEF concluyó que 7,009 niños no acompañados cruzaron desde el norte de África hasta Italia en los primeros cinco meses del año, dos veces más que el año pasado.

“Es una situación silenciosa y desesperante; ojos que no ven, corazón que no siente. Asimismo, decenas de miles de niños enfrentan el peligro todos los días y cientos de miles más están preparados para arriesgar todo”, aseveró Marie-Pierre Poirier, coordinadora especial de UNICEF para la crisis de los refugiados y migrantes en Europa. “Necesitamos proteger de manera urgente a estos niños de todo tipo de abuso y explotación por parte de aquellos que se aprovechan de la situación con el fin de explotar sus sueños”.

El informe documenta los riesgos que los adolescentes toman en su huída con el fin de escapar del conflicto, la desesperanza y la pobreza. Al estar los niños no acompañados, por lo general confían en traficantes de personas, a menudo bajo el sistema de “pago sobre la marcha”, el cual los expone a la explotación, afirmó UNICEF.

Un total de 2,809 muertes se han registrado en el Mediterráneo entre el uno de enero y el cinco de junio de 2016, en comparación con los 3,770 durante todo el año 2015. La gran mayoría estaban en la ruta del Mediterráneo central y muchos eran niños, según el informe.

UNICEF señaló que algunos adolescentes son abusados sexualmente y explotados. Trabajadores sociales italianos informaron a la agencia que tanto niñas como niños fueron violados y obligados a prostituirse mientras estaban en Libia y que algunas niñas que fueron violadas estaban embarazadas cuando llegaron a Italia.

Sin embargo, a causa del carácter ilícito de la trata de personas, no hay cifras fiables que muestren cuántos refugiados y migrantes mueren; desaparecen al estar sometidos al trabajo forzoso o la prostitución; o permanecen detenidos de manera indefinida, afirmó UNICEF.

Con la llegada del verano al Mediterráneo, las últimas cifras de niños en la ruta del Mediterráneo central bien podrían ser con claridad la punta del iceberg, según UNICEF. Otros 235,000 migrantes están actualmente en Libia, siendo decenas de miles de ellos, niños no acompañados.

“Cada país, aquellos que los niños abandonan, aquellos que cruzan y aquellos en los cuales buscan asilo, tienen la obligación de establecer sistemas de protección que centren su atención en los riesgos que los niños no acompañados enfrentan”, acotó la Sra. Poirier.

“En la Unión Europea y otros países de destino, hay oportunidad para las reformas políticas y legislativas de que conduzcan a más oportunidades de vías seguras, legales y regulares para estos niños”, aseveró.

Traducción no oficial realizada por el Centro de Información de las Naciones Unidas para el Perú
Lima, junio de 2016