Estudio de la ONU insta a los gobiernos a desarrollar recomendaciones que promuevan dietas con las que “todos ganan”


Solo un puñado de gobiernos han emitido recomendaciones que promueven dietas con las que “todos ganan”, las cuales pueden ayudar a hacer frente a dos de los desafíos más urgentes de hoy: garantizar la buena nutrición para todos y proteger el medio ambiente, según un nuevo estudio publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El informe: Placas, Pirámides, Planeta; compilado en colaboración con la Red de Investigación sobre el Clima y la Alimentación (FCRN, por sus siglas en inglés) en la Universidad de Oxford, concluye que una dieta de origen vegetal tiene ventajas para la salud y el medio ambiente.

Sin embargo, son solo cuatro los países; Brasil, Alemania, Suecia y Qatar; que promueven dietas y sistemas alimentarios que no solo son saludables sino también sostenibles, afirma el estudio. Los Países Bajos y el Reino Unido desde entonces han seguido su ejemplo.

“Ahora cada vez más personas entienden que las dietas ricas en granos enteros, legumbres, frutas y vegetales, con consumo reducido de carne y pequeñas cantidades de comidas ricas en grasa y alto contenido de azúcar, son buenas para nuestros cuerpos”, explicó el autor principal, Carlos Gonzales-Fischer, del FCRN.

Mencionó la existencia de numerosas pruebas que muestran que tales dietas tienen menos impacto ambiental que los hábitos alimenticios insanos y no sostenibles, los cuales son cada vez más comunes hoy. “Entonces al comer bien para nuestra salud personal, también estamos haciéndole un bien al planeta, en esencia, es una situación en la que todos ganan”, añadió.

Anna Lartey, directora de la División de Nutrición y Sistemas Alimentarios de la FAO, recalcó que el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 2 establece una clara relación entre las necesidades respecto a la nutrición saludable y la agricultura sostenible. “Es tiempo que las recomendaciones alimentarias reflejen esa relación”, informó.

Más de 80 gobiernos ya ofrecen consejos nutricionales y el número está aumentando. Sin embargo, la mayor parte de los gobiernos aun no han emitido recomendaciones nutricionales nacionales, y esta brecha es aparente de manera particular en países de bajos ingresos, en África solo cinco tienen tales recomendaciones. La mayoría de directrices existentes todavía fallan al considerar el impacto ambiental de las opciones dietéticas.

Suecia proporciona asesoramiento más detallado sobre que alimentos de origen vegetal son preferibles, recomienda por ejemplo las vegetales de raíz antes que ensaladas de verduras. Las recomendaciones de Brasil destacan porque hacen hincapié en los aspectos social y económico de la sostenibilidad, aconsejando a las personas a tener cuidado con la publicidad, por ejemplo, evitar los alimentos ultra procesados que no solo son malos para la salud sino que se les considera debilitadores de la cultura alimentaria tradicional.

El estudio enfatiza que para tener un efecto real en el consumo de alimentos, las recomendaciones alimentarias necesitan tener vínculos claros con las políticas alimentarias que están implementadas en la actualidad, tales como los estándares de las comidas en escuelas y hospitales, además las regulaciones en la publicidad e industria.

La sugerencia general del informe es que países que ya tienen recomendaciones alimentarias deberían empezar a considerar un proceso de incorporar la sostenibilidad en ellas y los países que todavía no las tienen, están en una posición única para desarrollar recomendaciones integradas desde el principio.

Traducción no oficial realizada para el Centro de Información de las Naciones Unidas para el Perú
Lima, mayo de 2016