Dag Hammarskjold

Segundo Secretario General de las Naciones Unidas

Dag Hammarskjold

Bachiller en Humanidades, economista y abogado, Dag Hammarskjold nació el 29 de Julio de 1905 en Jonkoping, en el centro de Suecia. Fue Secretario General de las Naciones Unidas desde Abril de 1953 hasta el 18 de Setiembre de 1961, cuando falleció en un accidente durante un viaje de trabajo al Congo.

A los 31 años, y poco después de haberse graduado de doctor en Economía Política, fue nombrado Subsecretario Permanente del Ministerio de Finanzas de Suecia, y en 1945 consejero del gabinete ministerial sueco en asuntos financieros y económicos. En este cargo organizó, entre otras cosas, distintos proyectos gubernamentales para los problemas económicos que surgían a consecuencia de la II Guerra Mundial y el período de postguerra. Cuatro años más tarde fue designado Secretario General de la Oficina de Asuntos Exteriores, y en 1951 se unió al Gabinete como Ministro sin cartera. Se ocupó sobre todo de problemas económicos y de proyectos para una estrecha cooperación económica.

Hammarskjold fue nombrado Secretario General de las Naciones Unidas por la Asamblea General el 7 de abril de 1953. En setiembre de 1957, salió reelegido unánimemente para otros cinco años en el cargo.

Al frente de las Naciones Unidas, se ocupó de muchas responsabilidades de las Naciones Unidas en los esfuerzos por evitar la guerra y cumplir los otros objetivos de la Carta.

Siguiendo las medidas del Consejo de Seguridad, las Fuerzas de Paz de las Naciones Unidas se establecieron en el Congo a inicios de la década del 60. El propio Secretario General viajó a ese país en cuatro ocasiones, entre 1960 y 1961, para conocer de primera mano el trabajo de campo de los “Cascos Azules”. El cuarto viaje, el 12 de Setiembre de 1961, fue el último de su vida; el avión que transportaba a la misión de trabajo de la ONU que él presidía se estrelló en el continente africano muriendo todos sus ocupantes.

Hammarskjold falleció cuando le faltaba un año y cuatro meses para finalizar su segundo mandato como Secretario General. En su memoria se bautizó con su nombre a la biblioteca central de las Naciones Unidas.