El Consejo de Seguridad

Fue creado para velar por la paz y la seguridad en el mundo. Está compuesto por 15 países miembros, cinco de ellos permanentes (China, Estados Unidos, Federación Rusa, Francia y Reino Unido) y 10 no permanentes, que son elegidos cada dos años por la Asamblea General.

Es el único órgano de la ONU en el que cinco naciones —los miembros permanentes— tienen “poder de veto”, vale decir, cualquiera de ellas puede impedir la aprobación de una resolución aún cuando las restantes 14 estén a favor de la misma. A diferencia de la Asamblea General, las resoluciones del Consejo de Seguridad son de carácter obligatorio, es decir, deberán ser cumplidas por las naciones.