No hay dinero suficiente para cubrir la ayuda de los 68 millones de refugiados

Un joven refugiado de Burundi espera en el campamento de Nduta, en el noroeste de Tanzania. Foto: ACNUR / B. Loyseau.

Las contribuciones financieras para hacer frente a las necesidades de los más de 68 millones de personas desplazadas forzosamente a nivel global continúa reduciéndose paulatinamente, alertó este martes la Agencia de la ONU para los Refugiados en un nuevo informe.

En base a las aportaciones recibidas hasta la fecha, ACNUR calcula que cubrirá solo el 55% de los 8200 millones de dólares presupuestados para este año. Este porcentaje es ligeramente inferior al que se consiguió el año pasado, que fue de 56,6%, y se desvía un 3% de las contribuciones que se recibieron durante 2016.

Esta disminución de fondos coincide con un momento en el que se registra un aumento de la malnutrición, el hacinamiento en los centros de salud, un deterioro cada vez mayor de las viviendas y los refugios, la masificación en las aulas y la falta de escuelas, entre otras carencias.

ACNUR se encuentra especialmente preocupada por la situación en Burundi, la República Democrática del Congo, el Afganistán, el Sudán Meridional, Siria y Somalia.

Burundi

La emergencia humanitaria peor financiada hasta el momento es la de Burundi, donde solo se ha recibido el 28% de los 206 millones de dólares necesarios para los 400.000 refugiados burundeses distribuidos en países vecinos.

Los recortes en las raciones de alimentos han dejado a los refugiados sin suficiente comida para alimentar a sus familias, los campamentos están en condiciones precarias, los centros de salud apenas pueden atender a todos los pacientes, las aulas están superpobladas y la capacidad para ayudar a los menores no acompañados y a los sobrevivientes de violencia sexual es muy limitada.

A esta situación, hay que añadir que un poco más de la mitad de los 232.716 refugiados en Tanzania vive en refugios de emergencia temporales tras años habitando en ellos.

El Programa Mundial de Alimentos despliega un equipo de respuesta en Kitchanga, República Democrática del Congo, para repartir seis toneladas de galletas energéticas (Marzo 2013).

República Democrática del Congo

En la República Democrática del Congo solo se ha financiado un 31% de los de los 369 millones necesarios para cubrir las necesidades de los refugiados congoleños.

El escaso financiamiento afecta a la capacidad de los trabajadores humanitarios de proporcionar tareas de ayuda para la subsistencia, especialmente a los jóvenes, y el acceso a la educación y la salud. En los países de asilo, que acogen a unos 800.000 refugiados, los asentamientos y campamentos están desbordados y, además, tienen que acoger a los refugiados recién llegados.

Afganistán

Tras casi cuatro décadas de conflicto, casi 2,5 millones de afganos viven refugiados entre Pakistán e Irán y cerca de 2 millones son desplazados internos. Las necesidades de estas tres operaciones de ACNUR ascienden a 304 millones de dólares de los que solo se han conseguido un 32%

En Pakistán la falta de financiación impide la educación primaria de 57.000 niños refugiados y a los servicios básicos de salud en 54 aldeas. Por su parte, en Afganistán, afecta a los proyectos de rehabilitación y construcción de viviendas, al suministro de sistemas de iluminación con paneles solares o el apoyo a las microempresas.

Sudán del Sur

Las necesidades humanitarias en Sudán del Sur solo están cubiertas un 33% de los 783 millones presupuestados.

En el país africano hay interrupciones continuas del suministro de alimentos y los países de acogida registran altas tasas de malnutrición.

Solamente tres cuartas partes de los refugiados sursudaneses en Kenya y Uganda recibieron la totalidad de raciones de comida, en Sudán unos 80.000 refugiados carecen de letrinas en 10 campamentos, y en Uganda no hay suficiente personal para garantizar la eficacia de los servicios de protección a la infancia.

Cerca de 6,1 millones de personas han tenido que desplazarse dentro de Siria y muchos de ellos han escapado hasta siete veces para sobrevivir. Foto: © UNICEF/UN039551/Soulaiman.

Siria

Con 5,6 millones de refugiados en la región y 6,2 millones de desplazados internos, en Siria solo se ha cubierto el 35% de los casi 2000 millones de dólares necesarios.

ACNUR y sus socios trabajan para la preparación de la campaña invernal que afectará a 2,6 millones de refugiados, tanto a los internos como los repartidos a través de la región.

Si no hay suficientes recursos, la ayuda de fondos en efectivo terminará en noviembre. Esta situación provocaría un impacto devastador en las familias de refugiados en Jordania y el Líbano, donde la mayoría vive por debajo del umbral de pobreza.

Somalia

Finalmente, en Somalia solo se ha conseguido financiar un 37% de los 522 millones de dólares solicitados por ACNUR.

Seis países acogen a más de un millón de refugiados somalíes y la cifra de desplazados internos alcanza los dos millones.

Tras décadas de conflicto, si no se presta apoyo a los refugiados y a las comunidades de acogida se corre el riesgo de que se deterioren aún más las condiciones humanitarias.

Fuente: Centro de noticias ONU.