Guterres: El pacto sobre migración es una muestra de lo que puede lograr el “multilateralismo”

El Secretario General, António Guterres, durante una rueda de prensa en la sede de la ONU en Nueva York. Foto: Mark Garten.

En vísperas de la adopción previa del Pacto Mundial sobre Migración, el Secretario General ha destacado “el inmenso potencial” que tiene el poder aprovechar los beneficios de una migración ordenada y rebajar los riesgos que millones de personas afrontan cuando transitan sin documentos.

“La migración es un fenómeno positivo”, aseguró António Guterres durante una rueda de prensa en la sede de la Organización en Nueva York acerca del Pacto Mundial sobre Migración, cuya aprobación se hará mañana antes de su adopción formal en Marruecos a finales de año.

“Los migrantes son un motor notable para el crecimiento”, afirmó.

Los 258 millones de migrantes que se calcula hay en el mundo representan el 3 por ciento de la población mundial, pero contribuyen al 10 por ciento del producto bruto mundial. Pese a ello, desde el a;o 2000, 60.000 migrantes han muerto en el mar, el desierto u otros lugares mientras intentaban alcanzar su destino.

Los migrantes son un motor notable para el crecimiento.

Además, muchas veces “son atacados y demonizados”, añadió el titular de la ONU, para quien el Pacto Mundial cumple tres objetivos importantes.

El primero es el de reorientar las políticas naciones e internacionales de desarrollo y crear oportunidades para que las personas vivan y trabajen con dignidad.

El segundo es el de reforzar la cooperación internacional contra los traficantes de personas y proteger a sus víctimas. En este sentido, Guterres afirmo que la trata “es una actividad criminal, la migración no”.

El tercero crear mayores oportunidades para una emigración legal más amplia.

“Si la migración es inevitable, necesita estar mejor organizada a través de una cooperación internacional efectiva entre los países de origen, de tránsito y de destino, para que el control del movimiento no esté en manos de los traficantes”, agregó el líder de la ONU.

También recordó que la semana pasada se aprobó el Pacto Mundial sobre los Refugiados, que junto con el de Migración, ambos no vinculantes, forman parte de la Declaración de Nueva York, adoptada en 2016 dentro de un plan internacional para administrar los grandes movimientos de personas.

“Los dos Pactos Mundiales son el producto de intensas negociaciones entre un gran número de actores, que incluyó a los mismos migrantes y refugiados”, explicó Guterres antes de afirmar: “Los dos acuerdos muestran que el multilateralismo en acción nos da una gran plataforma para el progreso”.

Visión a largo plazo

Por su parte, la representante especial de la ONU para la Migración, Louise Arbour, señaló en una entrevista con Noticias ONU que “el Pacto Mundial ayudará a iluminar los diferentes enfoques a estas crisis, pero es esencial que los Estados cooperen en una visión a largo plazo sobre cómo mejor dirigir los beneficios de la movilidad humana y cómo mitigar los desafíos”.

Añadió que “su objetivo no está realmente diseñado para dar respuestas inmediatas. Aunque muchos de los objetivos del Pacto son de hecho a corto plazo, mucho otros están mirando hacia un horizonte como el que he descrito anteriormente”.

Sobre si el actual discurso anti migración que existe en algunos países puede afectar la adopción del Pacto, Arbour señaló que cree que debería ser al contrario, ya que las negociaciones han sido llevadas a cabo por expertos de los Gobiernos.

Se ha recorrido un largo camino para retroceder por algunas actitudes negativas, cuando no hostiles y mezquinas sobre los migrantes, fundadas en su mayor parte en una percepción errónea, una especie de mitología sobre los extranjeros”, declaró.

Durante las negociaciones del pacto, la cuestión de los migrantes detenidos, generalmente la de los niños migrantes, ha sido tratada profusamente.

Arbour destacó que “hay mucha preocupación acerca de lo inapropiado de detener a personas que están en movimiento en circunstancias en las que, de hecho, su detención aumenta su vulnerabilidad y no les ayuda”.

Finalmente, comentó que el Pacto “no trata de facilitar o reducir la migración, ese no es el punto. Esto es para que los países determinen cuáles podrían o deberían ser sus políticas migratorias en interés público”.

“La clave es una mayor cooperación internacional para facilitar la aplicación de las políticas nacionales, de modo que sea beneficioso para los países de origen, tránsito, destino, para los propios migrantes. Y requiere que las personas tengan una mente un poco más abierta acerca de las comunidades que reciben extranjeros. Estas personas deberían recordar que la migración ha sido parte de la historia, colectivamente, para nuestro beneficio hasta el momento”, concluyó.

Fuente: Centro de noticias ONU.