Guterres deplora la pérdida de vidas en Nicaragua

El Secretario General António Guterres se dirige a la prensa en la sede de la ONU en Nueva York. Foto: ONU/Manuel Elias.

El Secretario General “está profundamente preocupado” por la intensificación de la violencia en el país y el ataque contra miembros de la Iglesia católica. Insta a todas las partes a respetar el papel de los mediadores y a abstenerse del uso de la violencia.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, está “profundamente preocupado por los continuos actos de violencia en Nicaragua y su intensificación”.

Guterres emitió un comunicado en el que “deplora” la pérdida de vidas en las protestas y el ataque contra mediadores de la Iglesia Católica en el Diálogo Nacional.

Este fin de semana, la violencia en Nicaragua habría dejado alrededor de 20 personas fallecidas, entre ellas, al menos dos policías, y decenas de heridos.

Varios integrantes de la Iglesia católica – incluyendo el Nuncio Apostólico, el Cardenal y el Obispo Auxiliar de Managua – fueron agredidos este domingo en Diriamba por al menos 100 personas, quienes le profirieron insultos, amenazas y golpes.

El Secretario General reconoce el “importante papel de mediación” de la Conferencia Episcopal Nicaragüense e insta a todas las partes a respetar el papel de los mediadores, abstenerse del uso de la violencia y comprometerse plenamente a participar en el Diálogo Nacional para “desescalar la violencia y encontrar una solución pacífica a la crisis actual”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina para América Central del Alto Comisionado para los Derechos Humanos también han “condenado enérgicamente”  la violencia y  reiteraron el llamado al desmantelamiento urgente de los elementos armados progubernamentales”.

Además rechazaron “la estigmatización y persecución de personas defensoras de derechos humanos y otros actores en el proceso de diálogo nacional” entre el Gobierno y representantes de la sociedad civil, cuyo objetivo es superar la crisis.

La CIDH y la la oficina del Alto Comisionado recordaron al Gobierno de Nicaragua “sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos”, entre ellas que “el Estado es responsable de garantizar la seguridad, el derecho a la vida y el ejercicio de los derechos humanos de toda la población”.

“Cualquier operativo que lleven a cabo las fuerzas de seguridad debe ajustarse al uso razonable y proporcional de la fuerza“, agregaron.

Además, alegaron el “Estado de Nicaragua debe ofrecer el listado de todas las personas fallecidas y heridas en estos operativos, y realizar de forma inmediata, expedita y debida una investigación de los responsables por estos hechos”.

La CIDH confirmó este miércoles que 264 personas han muerto en Nicaragua desde que en abril arrancaron las protestas  y que más de 1.800 más han resultado heridas.

Fuente: Centro de noticias ONU.