El enviado de la ONU pide a Israel la “máxima moderación” en la marcha de protesta palestina

Vista del campo de refugiados de Jabalia, el mayor de la Franja de Gaza. Foto: Suhair Karam / IRIN

Nickolay Mladenov se ha mostrado “preocupado” por “los preparativos y la retórica” de la llamada “Gran Marcha del Retorno” que los palestinos celebrarán este viernes en la frontera entre la franja de Gaza e Israel, y les ha pedido que “eviten las fricciones”.

“Debe permitirse que las manifestaciones y protestas se lleven a cabo de una manera pacífica. Los civiles, particularmente los niños, no deben ser expuestos al peligro de forma deliberada ni ser un objetivo de forma alguna”, señala en un comunicado el coordinador especial para el Proceso de Paz en Oriente Medio.

En una “Marcha del Retorno” el pasado viernes, quince palestinos resultaron muertos y más de una treintena fueron heridos de bala durante la represión de las protestas por parte de las fuerzas israelíes, según noticias de la región.

Tras los sucesos, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió una investigación independiente y transparente y llamó a las partes a abstenerse de futuras acciones que puedan causar más víctimas o poner en peligro a los civiles.

“Esta tragedia subraya la necesidad de revitalizar el proceso de paz con el objetivo de crear condiciones para una reanudación de las negociaciones que permitirán que palestinos e israelíes vivan lado a lado en paz y seguridad”, aseguró Guterres.

El Consejo de Seguridad también examinó los hechos durante una reunión de urgencia en la que el secretario general adjunto de Asuntos Políticos, Tayé-Brook Zerihoun, advirtió que la situación podría “deteriorarse en los próximos días”.

Tanto la marcha del pasado viernes como la de mañana se enmarcan en una serie de protestas programadas cada semana hasta el próximo 15 de mayo, cuando el pueblo palestino conmemora la llamada Nakba (“La catástrofe” en árabe) con la que se refieren a la partición de Palestina en 1947, según la resolución 181 de la Asamblea General.

También hace alusión a la resolución 194 de 1948 por la que se establecía el derecho de los refugiados palestinos a retornar a sus hogares.