Yemen: el acceso a alimentos, agua y medicina es cada vez más difícil

La bicicleta de un niño en las ruinas de una casa en Saná, la capital de Yemen. Foto: OCHA / Charlotte Cans

05 de diciembre, 2017 — Con la reciente escalada del conflicto en Yemen, el acceso de la población a alimentos, agua y medicina es cada vez más difícil y su sufrimiento empeora, dijeron este martes Ismail Ould Cheikh Ahmed, el enviado especial de la ONU para Yemen, y Mark Lowcock, el jefe de operaciones humanitarias de la ONU, en una reunión cerrada del Consejo de Seguridad.

Los altos niveles de violencia tienen un impacto devastador sobre la población civil, muy vulnerable después de más de dos años de conflicto. Lowcock señaló que desde junio subió de 7 millones a casi 8.5 millones el número de personas que se encuentran al borde de la hambruna.

Pese al llamado por una “pausa humanitaria” el lunes, los ataques aéreos siguen, impidiendo que los civiles puedan salir de sus casas para buscar comida y agua o, simplemente, para refugiarse en zonas más seguras. La ayuda médica no llega a los que la necesitan y los centros de salud carecen de equipo y medicinas. El lunes, bombardeos aéreos golpearon cerca de los edificios de la ONU en Saná. Los ataques a personal e instalaciones humanitarios, así como a infraestructura civil, están prohibidos por la ley internacional, recordaron los funcionarios.

La entrada de suministros humanitarios sigue siendo limitada y muy por debajo de las necesidades. En su encuentro diario con la prensa en Nueva York, el portavoz del Secretario General, Stéphane Dujarric, informó que el Programa Mundial de Alimentos tiene 136.000 toneladas métricas de alimentos en Yemen. Si bien se reanudó la importación comercial de comida al país, no es suficiente. “Siete barcos comerciales cargando dos semanas de alimentos para todo el país permanecen cerca de las costas, esperando la autorización de la coalición de entrar a los puertos de Hodaidah y Salif”, informó Dujarric. Siete barcos se dirigen al Yemen cargados con combustibles, agregó, y los vuelos humanitarios se han reanudado en la mañana del martes.

La solución al conflicto no puede ser militar, volvió a afirmar Ismail Ould Cheikh Ahmed. Aseveró que el fallecimiento del expresidente Saleh durante los enfrentamientos podría tener un impacto negativo y cambiar la dinámica política en el país. El enviado especial reiteró su llamado a las partes a volver a la calma y a proteger a los civiles, tal como lo plantean las leyes humanitarias y de la guerra.