El Alto Comisionado para Derechos Humanos pide a México que no apruebe el proyecto de ley de seguridad interior

Zeid Ra´ad Al Hussein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Foto: UN Photo / Pierre Albouy

05 de diciembre, 2017 — La legislación propuesta en México que consagraría la función de las fuerzas armadas en tareas de cumplimiento de la ley es un proyecto muy preocupante, declaró este martes el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein.

El proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados, que ahora se debe de debatir y votar en el Senado de la República, contempla que, en determinadas circunstancias, las autoridades civiles podrían colocarse bajo el mando de las fuerzas armadas. Según el Alto Comisionado, la ambigüedad del proyecto de ley es “muy inquietante” y se corre el riesgo de que sus normas se puedan aplicar de forma amplia y arbitraria.

Más aún, el jefe de Derechos Humanos señala que las disposiciones contempladas podrían debilitar los incentivos de las autoridades civiles para asumir plenamente sus funciones como agentes de la ley.

“Más de una década después de que las fuerzas armadas fueran desplegadas en la llamada guerra contra la droga, la violencia no ha disminuido y tanto agentes estatales como no estatales siguen perpetrando violaciones y vulneraciones de derechos humanos, incluso torturas, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas”, afirmó Zeid en un comunicado.

En vez de proseguir con el trámite de aprobación de la ley en el Senado, el Alto Comisionado recomienda un debate abierto e inclusivo sobre los problemas de seguridad ciudadana y sus posibles soluciones, con la participación activa de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, grupos de expertos y miembros de la sociedad civil mexicana.

El proyecto de ley ha suscitado la preocupación de varias entidades, entre ellas la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, así como entidades de la sociedad civil y medios universitarios.