Más gente en Yei podrá volver a producir sus propios alimentos y evitar los peores estragos del hambre

Una mujer cocina hojas para su familia. Los sursudaneses luchan para alimentar a sus familias desde que las raciones fueron recortadas. Foto: UNICEF / Oatway

13 de noviembre, 2017 — Un decreto del presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, autoriza el acceso libre y sin trabas a las organizaciones humanitarias en el país.

“Un acceso humanitario sin restricciones es esencial para salvar vidas, particularmente ahora que la situación alimentaria continúa deteriorándose y las organizaciones humanitarias necesitan expandir su respuesta”, dijo Alain Noudéhou, el coordinador humanitario en el país africano, al enterarse de la decisión.

Según los últimos datos, en ciertas zonas más del 30 por ciento de la población está malnutrida, una situación que ha empeorado en comparación con el año pasado.

“Esperamos que la decisión presidencial tenga un impacto positivo en la reducción de las limitaciones a las cuales se enfrenta los socios humanitarios, retardando o impidiendo la llegada de la ayuda de emergencia y muchas veces poniendo en peligro a los trabajadores humanitarios”, añadió Noudéhou.

Solo en septiembre, se reportaron 101 incidentes relacionados con el acceso humanitario. En el 65 por ciento de los casos, los actos fueron acompañados de violencia en contra del personal o de los bienes de las agencias humanitarias.

Por su parte, el Papa Francisco hizo una donación de 25.000 euros a la FAO para ayudar a unas 5.000 familias que padecen hambre en el país. El dinero servirá para entregar kits para el cultivo de hortalizas.

“Gracias a la contribución del Papa Francisco, más gente en Yei podrá volver a producir sus propios alimentos y evitar los peores estragos del hambre”, aseguró Serge Tissot, Representante de la FAO en Sudán del Sur.