El pueblo de Yemen paga el precio de un conflicto “fútil y cruel”, dice el Enviado especial

La ciudad de Saada fue duramente golpeada por ataques aéreos durante el conflicto en Yemen. Foto: OCHA / Philippe Kropf

10 de octubre, 2017 — El enviado especial de las Naciones Unidas para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, advirtió este martes que si no se soluciona el conflicto, la situación de la población yemení solo empeorará.

Más de 17 millones de personas padecen inseguridad alimentaria en el país, y más de una tercera parte de los distritos está al borde de la hambruna.

“Los perdedores son los yemeníes que sufren por la guerra. El pueblo se empobrece mientras dirigentes influyentes se enriquecen”, aseveró Cheikh Ahmed en una alocución en el Consejo de Seguridad. “Las futuras generaciones tendrán que vivir con las consecuencias de esta crisis, incluyendo el desplome de la educación y de la economía”, advirtió.

El enviado especial informó que estaba trabajando en una propuesta para restablecer confianza entre las partes y llevarlas de regreso a la mesa de negociaciones.

Por su parte, el director de operaciones de OCHA, John Ging, resaltó algunos de los mayores desafíos para las actividades humanitarias en el país, entre ellos las dificultades de acceso.

“Estas obstrucciones son aberrantes. Estas obstrucciones, simplemente, cuestan vidas”, recalcó, detallando las restricciones opuestas por las autoridades a la entrada de personal humanitario.

John Ging llamó a la reapertura del aeropuerto de Saná a los vuelos comerciales para permitir la entrada de bienes y para que miles de yemeníes puedan viajar para recibir atención médica o estudiar.

Asimismo, el jefe de operaciones de OCHA informó que más de un millón de funcionarios públicos ya no reciben salario, lo que agrava la inseguridad alimentaria, además de impedir que funcionen normalmente los servicios básicos, particularmente en los sectores de la salud, sanidad y educación.

Los niños son los más afectados por la crisis, y 460.000 de ellos padecen malnutrición, recalcó Ging, mientras el brote de cólera, con más de 800.000 casos sospechosos en 90% de las comunidades, es el más grave que ha conocido el país.

El director de operaciones de OCHA agradeció a los donantes por sus contribuciones al Plan de respuesta para Yemen, que ya está financiado al 55% con 1,3 mil millones de dólares, y llamó a un mayor apoyo. El financiamiento del Plan, que busca ayudar a 12 millones de personas, ha permitido hasta la fecha proporcionar asistencia directa a 7 millones de personas.

El Consejo de Seguridad agradeció a la comunidad humanitaria por sus esfuerzos para ayudar a la población en condiciones difíciles. Sin embargo, François Delattre, el Representante Permanente de Francia y presidente del Consejo para el mes de octubre, recordó que la “única vía” hacia el fin del conflicto es una solución política. En nombre de todos los miembros del consejo, Delattre instó a las partes, incluidos los Houthis, a comprometerse con la nueva propuesta del enviado especial.