Afganistán registra un nuevo récord de víctimas civiles

Una mujer mayor sentada fuera de la tienda donde se refugia en Afganitán. Foto: PMA / Eoin Casey

17 de julio, 2017 — El número de civiles muertos y heridos en el conflicto en Afganistán en los primeros seis meses de 2017 registró de nuevo cifras récord, tan o más altas que el año anterior, según un informe de Naciones Unidas.

Continúan los daños extremos a los civiles en medio de un aumento de ataques suicidas y un mayor impacto en las mujeres y los niños.

Un total de 1.662 civiles murieron entre el 1 de enero y el 30 de junio, lo que representa un aumento del 2% en comparación con el mismo período del año anterior, según datos de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA).

El número de civiles lesionados en el mismo período disminuyó en un 1%, a 3.581.

Los informes ponen de relieve que el 40% de todas las víctimas civiles en ese lapso fueron asesinadas o heridas por fuerzas anti-gubernamentales que usaron artefactos explosivos improvisados, como bombas suicidas y dispositivos de placas de presión.

“El costo humano de esta horrenda guerra en Afganistán, la pérdida de vidas, la destrucción y el inmenso sufrimiento, son demasiado altos”, dijo el Representante Especial del Secretario General de la ONU para Afganistán y jefe de la UNAMA, Tadamichi Yamamoto.

“El uso indiscriminado de dispositivos improvisados por elementos anti-gubernamentales es especialmente aterrador y debe detenerse inmediatamente”, agregó.

El informe hace una serie de recomendaciones, incluyendo pedir a las fuerzas anti-gubernamentales que dejen de atacar a los civiles y que hagan cumplir las directivas de los dirigentes talibanes que piden el fin de estos ataques.

También insta a las fuerzas gubernamentales a que dejen de usar armas, incluyendo morteros y cohetes en zonas pobladas por civiles, además de disolver las milicias progubernamentales y otros grupos similares.

Por otra parte, recomienda el apoyo constante de las fuerzas militares internacionales para capacitar y respaldar al ejército afgano.