La ONU expresa gran preocupación por desplazados en Nilo Alto, Sudán del Sur

Población sursudanesa desplazada en Malakal con grandes necesidades humanitarias. Foto: OCHA/Charlotte Cans

16 de febrero, 2017 — La falta de información acerca de la situación de 20,000 personas desplazadas por la violencia en la ribera oeste del Nilo en Sudán del Sur es un gran problema, advirtió David Shearer, el jefe de UNMISS, la Misión de la ONU en ese país, en su primera visita al área desde que asumió el cargo.

UNMISS cree que los desplazados huyeron hacia Kodok desde Wai Shilluk, una ciudad localizada 13 kilómetros al norte de la base de las Naciones Unidas en Malakal.

Este jueves, una unidad de cascos azules intentó patrullar esa zona, pero fue detenida por soldados de las fuerzas gubernamentales, lo que Shearer calificó como frustrante.
“Queremos saber qué pasó con esas personas y ayudarlas si lo necesitan”, dijo.

La semana pasada, la lucha entre las fuerzas gubernamentales y la oposición se expandió geográficamente a lo largo de la ribera oeste del Nilo y no da señales de disminución, obligando a más personas a huir de sus hogares.

“La población Shilluk de Malakal abandonó la ciudad y 33.000 personas se refugian en el campamento administrado por la UNMISS, estamos muy preocupados de que los combates se expandan una vez más en la región del Nilo Alto”, aseguró Daniel Dickinson, portavoz de la Misión.

Dickinson, agregó que la UNMISS considera que el plan del gobierno para reubicar desplazados internos por aire es insostenible si no se complementa con ayuda humanitaria.