26 de Junio – Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura

Una víctima de la tortura en Mauritania, recibiendo rehabilitación en Vivre-Caprec, un centro de rehabilitación para las víctimas de la tortura, en Senegal. El centro está financiado por el Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las víctimas de la Tortura. (Foto ACNUDH)

“El 12 de diciembre de 1997, la Asamblea General de la ONU, por recomendación del Consejo Económico y Social, acordó elegir el 26 de junio como Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, en conmemoración a la fecha en que entró en vigor, en 1987, la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. El Día tiene como objetivo la erradicación total de la tortura y la aplicación efectiva de la citada Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, aprobada por la Asamblea General en 1984. La tortura es una de las más atroces violaciones de la dignidad humana. Como la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes nos dice: ” En ningún caso podrán invocarse circunstancias excepcionales tales como estado de guerra o amenaza de guerra, inestabilidad política interna o cualquier otra emergencia pública como justificación de la tortura.”

Mensaje con ocasión del Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura

    26 de junio de 2016

En todo el mundo y en cada región, los hombres, mujeres y niños siguen siendo víctimas de la tortura a manos de agentes no estatales y a consecuencia directa de las políticas de Estado. A pesar de su prohibición absoluta en virtud del derecho internacional, esta práctica deshumanizante sigue siendo generalizada y, de manera aún más preocupante, está incluso ganando aceptación.

La ley es muy clara al respecto: no se puede recurrir a la tortura en ningún momento ni bajo ninguna circunstancia, incluso durante un conflicto o cuando esté en peligro la seguridad nacional. En este Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, expresamos nuestra solidaridad y apoyo a los cientos de miles de víctimas de la tortura y sus familiares en todo el mundo.

La Convención contra la Tortura, ratificada hasta la fecha por 159 Estados Partes de las Naciones Unidas, estipula que los Estados deben velar por que las víctimas de la tortura bajo su jurisdicción obtengan reparación, incluidos los medios para una rehabilitación tan completa como sea posible. Cuando los Estados descuidan su obligación de prevenir la tortura y no proporcionan, de manera rápida y efectiva, indemnización, rehabilitación y formas de reparación a las víctimas de la tortura, el Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura constituye un último recurso esencial. Establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas hace 35 años, el Fondo apoya a cientos de organizaciones que prestan asistencia letrada, social, psicológica y médica a unas 50.000 víctimas por año.

El Fondo requiere un mínimo de 12 millones de dólares en contribuciones voluntarias anuales. Insto encarecidamente a los Estados a que apoyen a las víctimas respaldando este fondo de las Naciones Unidas y a que sigan participando plenamente en la lucha contra la tortura y la impunidad. La asistencia a las víctimas de la tortura y la erradicación de este crimen beneficiará a sociedades enteras y ayudará a lograr un futuro digno y seguro para todos.