29 de Mayo – Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas

Indonesian Peacekeepers in Central African Republic 2014

Este día fue designado por la Asamblea General en diciembre 2002, para rendir tributo a todos los hombres y mujeres que han servido en las operaciones de paz de las Naciones Unidas y cuyo trabajo silencioso ha contribuido a devolver la paz y la esperanza en diversas zonas en conflicto en el mundo.

La fecha del 29 de mayo fue escogida en conmemoración a la primera operación de paz de las Naciones Unidas que se creó en 1948 y que sigue vigente: Operación de las Naciones Unidas para la Supervisión del a Tregua (UNTSO, por sus siglas en inglés) desplegada en el Medio Oriente Desde 1948 al presente han exisitido 56 operaciones de paz. A Abril 2003 se cuentan 14 operaciones en curso, en las que vienen sirviendo casi 37,000 efectivos militares y de la policía civil, procedentes de 89 países, entre ellos Perú. En reconocimiento al esfuerzo, dedicación y coraje de este personal de paz y en homenaje a los miles que perdieron la vida en el ejercicio de sus funciones, la ONU ha querido dedicarles un día de cada año, a partir del 2003.

Mensaje con ocasión del Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas
29 de mayo de 2015

Este año el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas recae en el 70º aniversario de las Naciones Unidas, lo que ofrece una oportunidad para honrar la inestimable contribución de los Cascos Azules a la orgullosa historia de la Organización. Las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas han hecho realidad el objetivo de la Carta de las Naciones Unidas de “unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales”. A lo largo de muchos años de lucha y sacrificio, el icono del Casco Azul se ha ganado el lugar que le corresponde como símbolo de esperanza para millones de personas que viven en lugares asolados por la guerra.

Las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas fomentan el reparto de la carga, lo que distribuye los riesgos y las oportunidades entre países grandes y pequeños, así como entre los países desarrollados y en desarrollo. Aplaudo el hecho de que más de 107.000 efectivos uniformados de mantenimiento de la paz de 122 países que aportan contingentes y fuerzas de policía prestan en la actualidad servicio en 16 misiones.

En sus 70 años de historia las Naciones Unidas han establecido 71 operaciones de mantenimiento de la paz. Más de 1 millón de personas han servido en las fuerzas de mantenimiento de la paz, ayudando a países a obtener la independencia, prestando apoyo a elecciones históricas, protegiendo a los civiles, desarmando a cientos de miles de excombatientes, estableciendo el estado de derecho, promoviendo los derechos humanos y creando las condiciones para que los refugiados y desplazados regresen a sus hogares. Todos deberíamos sentirnos orgullosos de estos logros.

Actualmente, las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se están adaptando a las nuevas realidades mundiales, incluidas las amenazas asimétricas en algunos de los entornos más difíciles del mundo. Hemos modernizado nuestras operaciones, introducido nuevas tecnologías, ampliado nuestra base de contribuyentes y fortalecido nuestras alianzas con organizaciones regionales.

Al mismo tiempo, las necesidades crecen mucho más rápidamente que los recursos. Necesitamos que mejoren la financiación, la capacitación y el equipo. Nuestros contingentes y fuerzas de policía tienen que llevar a cabo mandatos cada vez más complejos, al tiempo que deben cumplir las más estrictas normas de conducta. Necesitamos que los países desarrollados retomen su papel históricamente influyente como países que aportan contingentes. Necesitamos también un mayor apoyo político de los Estados Miembros que son responsables de autorizar y financiar las misiones y aportar contingentes y fuerzas de policía.

A fin de examinar la mejor forma de hacer frente a estos retos, nombré un Grupo Independiente de Alto Nivel para evaluar la situación actual de las operaciones de paz de las Naciones Unidas —tanto de las operaciones de mantenimiento de la paz como de las misiones políticas especiales— y las nuevas necesidades de cara al futuro. Este será el primer examen importante desde el año 2000 y aguardo con interés un conjunto amplio y audaz de recomendaciones.

Hoy honramos la memoria de los que dieron su vida por la causa de la paz, y rendimos homenaje a todos los hombres y mujeres que continúan su legado sirviendo sobre el terreno. Más de 3.300 efectivos de mantenimiento de la paz han perdido la vida mientras prestaban servicio bajo lo bandera de las Naciones Unidas, 126 de ellos el año pasado. Los riesgos siguen aumentando puesto que el personal de mantenimiento de la paz es atacado con artefactos explosivos improvisados o mediante complejos atentados terroristas.

Cuando conmemoramos siete decenios de las Naciones Unidas, todos debemos hacer lo que nos corresponde para garantizar la eficacia de esta empresa insignia de la Organización.