25 de mayo – Día de África

El Día de África conmemora la creación de la Organización de la Unidad Africana (OUA), que fue remplazada más tarde por la Unión Africana. La celebración anual internacional ofrece la oportunidad de reflexionar sobre la historia del continente y sus luchas por la emancipación y por el desarrollo económico y social, así como sobre su riqueza y diversidad cultural.

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL
CON MOTIVO DEL DÍA DE ÁFRICA

25 DE MAYO DE 2016

El Día de África de 2016 se celebra en apoyo del tema elegido por la Unión Africana para este año: “Los Derechos Humanos, con Especial Atención a los Derechos de la Mujer”. Esto demuestra el compromiso que los dirigentes de África han asumido para situar a las mujeres, en su calidad de principales impulsoras y facilitadoras, en un lugar destacado de todos los esfuerzos dirigidos a aplicar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Agenda 2063 de la Unión Africana.

Ambos marcos comparten similares principios estratégicos, centrados en las personas, la prosperidad, la sostenibilidad ambiental, la justicia, los derechos humanos y las asociaciones de colaboración mutuamente responsables. La armonización de las agendas mundial y continental exige la adopción de un enfoque concertado en materia de planificación, aplicación y seguimiento.

Entre las prioridades de África fijadas en la Agenda 2063 cabe destacar la necesidad de invertir en su pueblo, prestando especial atención a las mujeres y los jóvenes; desarrollar los sectores industrial y de elaboración de productos agrícolas; construir infraestructuras de transporte, abastecimiento de agua, saneamiento, energía y tecnología de la información y las comunicaciones; movilizar recursos internos y frenar las corrientes financieras ilícitas; poner fin a los conflictos; promover los derechos humanos; y fortalecer la gobernanza democrática. África también tiene la oportunidad de impulsar la industrialización de un modo más sostenible desde el punto de vista del medio ambiente, entre otras cosas a través de la agricultura climáticamente inteligente y las energías renovables, y deteniendo la deforestación. Aliento a las naciones africanas y sus asociados a que no escatimen esfuerzos a la hora de promover esas prioridades.  Las Naciones Unidas se han comprometido a prestar su apoyo al respecto.

A pesar del incierto panorama económico mundial, las perspectivas económicas de África son buenas. Se prevé que la tasa de crecimiento aumente del 3,7% registrado en 2015 al 4,4% en 2016.  Insto a los dirigentes africanos a que utilicen esos logros para hacer frente al aumento de las desigualdades sociales y económicas, y asegurar que ningún ciudadano de África se quede a la zaga.  Ello es fundamental para tratar de resolver las causas profundas de los conflictos, el terrorismo y el extremismo violento, y promover la paz y la estabilidad. También deseo encomiar la audaz iniciativa de África titulada “Silenciar las armas para 2020”, que constituye uno de los proyectos emblemáticos del Primer Plan Decenal de Aplicación de la Agenda 2063.

La aplicación satisfactoria de esas nuevas agendas requerirá el establecimiento de una alianza renovada de cooperación para el desarrollo entre los gobiernos africanos, las entidades de las Naciones Unidas, la Comisión de la Unión Africana, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África, las comunidades económicas regionales y los asociados para el desarrollo. El sector privado también tiene un papel fundamental que desempeñar en la creación de empleo, la promoción de la innovación en los sectores de la tecnología y los servicios, y la prestación de apoyo a la masiva transición en materia de infraestructura que se necesita para cumplir los objetivos de desarrollo sostenible de África.

En este Día de África, insto a todas las partes interesadas a que se sumen a este proyecto transformador establecido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2063. Lo que es bueno para África es bueno para el mundo.