20 de mayo – Día de Vesak

Vesak, el Día de la Luna Llena del mes de mayo, es el día más sagrado para millones de budistas de todo el mundo.

La Asamblea General, en su resolución 54/115, de 1999, reconoce que el día del plenilunio del mes de mayo de cada año es el día más sagrado para los budistas, que conmemoran en esa fecha el nacimiento de Buda, su iluminación y su tránsito y considera que el reconocimiento internacional en la Sede de las Naciones Unidas y otras oficinas de las Naciones Unidas constituiría un homenaje a la contribución que el budismo, una de las religiones más antiguas del mundo, ha aportado durante más de dos milenios y medio y continúa aportando a la espiritualidad de la humanidad. El Día de Vesak se conmemora anualmente en la Sede de las Naciones Unidas y otras oficinas de las Naciones Unidas, en consulta con las oficinas pertinentes de las Naciones Unidas y con las misiones permanentes que también deseen ser consultadas.

EL SECRETARIO GENERAL

MENSAJE CON MOTIVO DEL DÍA DE VESAK

20 de mayo de 2016

En esta época de desplazamientos masivos de población, conflictos violentos, atroces abusos contra los derechos humanos y discursos de odio destinados a dividir a las comunidades, la conmemoración sagrada del Día de Vesak ofrece una excelente oportunidad de reflexionar sobre la manera en que las enseñanzas del budismo pueden ayudar a la comunidad internacional a resolver los problemas acuciantes.

La igualdad fundamental de todas las personas, la obligación de procurar que se haga justicia y la interdependencia de la vida y el medio ambiente no son solo conceptos abstractos para que debatan los estudiosos; se trata de directrices vivas para los budistas y otras personas que tratan de avanzar por el camino de un futuro mejor.

Un sutra cuenta la historia de Srimala, una mujer que se comprometió a ayudar a todos los que sufrían por las injusticias, las enfermedades, la pobreza o los desastres. Ese espíritu de solidaridad puede inspirar los esfuerzos mundiales encaminados a hacer realidad la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cumplir el Acuerdo de París sobre el cambio climático y promover los derechos humanos, fomentando al mismo tiempo la dignidad humana en todo el mundo.

La actitud de Srimala también es un ejemplo de la función primordial que pueden desempeñar las mujeres en la promoción de la paz, la justicia y los derechos humanos. La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres siguen siendo prioridades urgentes que impulsarán los avances en toda la agenda internacional.

Dentro de pocas semanas, las Naciones Unidas celebrarán la primera Cumbre Humanitaria Mundial, en que los dirigentes se unirán a los activistas y otros asociados para atender las necesidades de millones de personas vulnerables que atraviesan una crisis. Los budistas y las personas de todos los credos que sientan preocupación por el futuro de la humanidad pueden contribuir a la consecución de los objetivos de la Cumbre de lograr que se respete el derecho humanitario, se proteja a los civiles en zonas de conflicto y se mejore la respuesta mundial a las emergencias.

En este Día de Vesak, comprometámonos a tender la mano para salvar las diferencias, promover un sentimiento de pertenencia y demostrar compasión a escala mundial por el bien de nuestro futuro común.