Mensaje del Secretario General con ocasión del Día Internacional de la Familia

15 de mayo de 2015

El tema del Día Internacional de la Familia del presente año —”¿Mandan los hombres?”— destaca la importancia de la igualdad entre los géneros y los derechos del niño en la familia contemporánea.

En todo el mundo, cada vez más mujeres son reconocidas como las asociadas en pie de igualdad y encargadas de tomar decisiones en la familia que deberían ser, ayudando así a crear un entorno propicio para el desarrollo pleno y armonioso de los niños.

No obstante, en demasiados países, la discriminación contra la mujer y el desprecio de los derechos de los niños permanecen integrados en las legislaciones y las políticas gubernamentales sobre la familia, y las normas sociales prevalecientes suelen condonar y justificar muchas prácticas discriminatorias.

Los costos sociales y económicos recaen sobre todos. La discriminación y el abandono a menudo conducen a la violencia, que amenaza la salud de las mujeres y los niños y limita sus posibilidades de completar los estudios y realizar su potencial.

El ciclo tiende a continuar en la generación siguiente, ya que los niños que sufren violencia tienen más probabilidades de recurrir a la violencia en su vida adulta.

El desarrollo social y económico equitativo depende de que haya marcos jurídicos equitativos y normas sociales que respalden los derechos de las mujeres y los niños.

Las leyes y prácticas discriminatorias que no reconocen los mismos derechos a todos y que impiden el ejercicio de los derechos de las mujeres y los niños no tienen cabida en las familias, las comunidades, las sociedades y las naciones contemporáneas.

En este Día Internacional, propongámonos cambiar las normas jurídicas y sociales que respaldan el control del hombre sobre la mujer, refuerzan la discriminación e impiden la eliminación de la violencia contra los miembros vulnerables de la familia.

Al formular un nuevo programa de desarrollo sostenible y esforzarnos por crear un mundo digno para todos, mantengámonos unidos en defensa de los derechos de las mujeres y los niños en la familia y la sociedad en general.