Mensaje del Secretario General con ocasión de la apertura del período de sesiones de 2015 del Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino

Nueva York, 10 de febrero de 2015

En este cuadragésimo aniversario de la creación del Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, quisiera aplaudir la resuelta labor que desempeña este órgano.

La Asamblea General declaró 2014 Año Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. El objetivo era orientar todas las actividades mundiales relacionadas con la cuestión de Palestina hacia el prometedor contexto de las negociaciones de paz directas facilitadas por los Estados Unidos de América. Sin embargo, aquel terminó por ser un año trágico tanto para los palestinos como para los israelíes, y también para quienes buscan la paz. Las negociaciones fracasaron y hubo una escalada de violencia. El pasado verano, las hostilidades entre Israel y los grupos armados palestinos de Gaza acabaron con la vida de cerca de 2.200 palestinos y 72 israelíes. Hoy, Gaza sigue siendo un lugar de desolación afectado por el bloqueo. Exhorto una vez más a los donantes a que cumplan los compromisos que contrajeron en la conferencia celebrada en El Cairo el pasado octubre respecto de la reconstrucción de Gaza.

La violencia afectó también a la Ribera Occidental, incluidos Jerusalén Oriental e Israel. El ambiente de provocaciones y hostilidad observado en la zona del Monte del Templo/Haram al-Sharif y sus alrededores aumentó hasta un grado alarmante, con el riesgo de provocar tensiones religiosas en la región y en otros lugares.

Lamento que, desde entonces, las partes hayan tomado medidas unilaterales que han acentuado la desconfianza mutua y las han distanciado de la posibilidad de llegar a un acuerdo negociado. Exhorto a ambas partes a que se abstengan de cometer todo acto que pueda exacerbar aún más la situación y muestren la capacidad de liderazgo necesaria para elegir y poner en práctica las difíciles soluciones que tendrán que adoptar de aquí en adelante.

La comunidad internacional es, junto con los israelíes y los palestinos, responsable del fracaso colectivo en que han desembocado los intentos de lograr una solución política. El sistema de las Naciones Unidas, la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo de Derechos Humanos y los demás comités deben hacer lo posible por reanudar las negociaciones con miras a una solución biestatal. En un momento en el que toda la región se enfrenta a la amenaza del terrorismo y el extremismo violento, la búsqueda de una solución a este conflicto resulta indiscutiblemente crucial para la paz y la seguridad internacionales.

Los Estados Miembros y los grupos regionales, incluida la Liga de los Estados Árabes, han intensificado sus gestiones en busca de una salida a la actual situación de estancamiento. Con la labor del Cuarteto y otras partes interesadas, es probable que en 2015 tengamos más oportunidades de abordar cuestiones que parecen ser intratables.

Al celebrar el septuagésimo aniversario de nuestra Organización, exhorto a este Comité a que haga todo lo que esté en su mano para lograr que el pueblo palestino pueda ejercer sus derechos inalienables.

Deseo reiterar la determinación de las Naciones Unidas de contribuir al logro de una paz justa y duradera entre Israel y Palestina, resolver el conflicto poniendo fin a la ocupación que ya se ha prolongado durante cerca de medio siglo y establecer un Estado de Palestina soberano e independiente que coexista junto a Israel en paz y con seguridad.